18

febrero

CÓMO AFECTA EL ESTRÉS A NUESTRO ORGANISMO

Tal vez te hayas acostumbrado a vivir con la tensión del día a día, a tener mil cosas en la cabeza y a querer tenerlo todo controlado, pero como veremos, el estrés puede llegar a tener consecuencias muy negativas para la salud.

El organismo durante los períodos de estrés, se acostumbra a liberar a la sangre cantidades anormales de sustancias (cortisol y adrenalina). Estas sustancias hacen que suban los niveles de glucosa, para aumentar la resistencia y la energía del cuerpo, y también que aumente el ritmo cardíaco, la respiración y la tensión arterial, además reduce la circulación sanguínea en la piel para llevarla hacia los músculos.

Nuestras células se van desgastando y otras funciones de nuestro organismo, como la digestión o la reparación de tejidos, pasan a un segundo plano.

El sistema inmunológico o de defensa, es el que se ve más afectado en situaciones de estrés, por ese desvío de energía inmediata que se necesita en otros lugares en esos momentos, así pues, si el estado de estrés se alarga en el tiempo, las posibilidades de enfermar aumentan.

¿Qué nos puede provocar el estrés?

Dolor cervical, la tensión hace que la zona cervical tienda a contracturarse.

Caída de pelo, porque se limita la circulación en el cuero cabelludo.

-Problemas digestivos, el tránsito intestinal se altera y se aumenta la acidez estomacal.

-Alteración del sueño, el cortisol  liberado nos hace estar en alerta dificultando la relajación.

-Irritabilidad, durante el estrés se genera menos dopamina (hormona del bienestar), lo que hace que estemos un poco fuera de control.

-Problemas en la piel, eccemas y/o urticarias, debidas al exceso en la liberación de histamina, reducción de la producción de colágeno y elastina.

-Olvidos, porque se reduce la actividad del hipocampo del cerebro.

A largo plazo:

-Hipertensión arterial.

-Depresión.

Envejecimiento prematuro.

-Problemas cardiovasculares.

¿Empezamos a controlarlo?

-Realiza actividad física de forma regular.

-Utiliza técnicas de relajación como respiraciones profundas, meditación, yoga….

-Mantén el sentido del humor.

-Socializa con familiares y amigos.

-Saca tiempo para escuchar música, leer….

-Duerme bien.

-Aliméntate de forma sana y equilibrada.

-Evita el consumo de tabaco, alcohol y el exceso de cafeína.

Fuente: sabervivir.

- Farmacia Ros Usó, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *