20

abril

El cuidado de las piernas en verano

Un gran número de personas adultas sufre las molestias de las piernas cansadas. Las mujeres sufren el problema con mayor frecuencia debido a los cambios hormonales, aunque algunos hombres también lo sufren. Las causas más frecuentes son los malos hábitos en el estilo de vida. reconduciendo estos hábitos y con el apoyo de un tratamiento específico, puedes volver a sentir tus piernas como nuevas.

El trastorno de la insuficiencia venosa, también conocido popularmente como piernas cansadas,  es un problema circulatorio que aparece cuando las venas no pueden transportar convenientemente la sangre hasta el corazón. Ésto puede empeorar, generando un aumento de presión y, en consecuencia, la aparición de varices.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son  pesadez, cansancio, dolor, hormigueo, sensación de dolor, celulitis e hinchazón de pies y tobillos. Éstas manifestaciones aumentan con el calor, por eso, el verano, los baños calientes, las saunas o la calefacción favorecen la dilatación de las venas y en consecuencia dificultan el retorno venoso, empeorando la situación.

Principales causas

En primer lugar los factores externos tales como el uso de prendas de vestir ajustadas, el uso de tacones (demasiado altos o demasiado bajos), el sedentarismo, los anticonceptivos orales, el abuso de alcohol y tabaco, la mala alimentación y el cansancio y el estrés van a contribuir a empeorar el problema. Por otra parte el sexo, estando las mujeres más predispuestas debido a los cambios hormonales, la constitución de cada uno, la herencia, la obesidad, el estreñimiento, y la hipertensión arterial, también influyen negativamente.

Hábitos recomendados

Los hábitos que hay que tener para evitar las piernas cansadas, no suponen grandes sacrificios, pero si que consiguen importantes beneficios:

  • Se recomienda ducharse con agua templada y terminar con un chorro de agua fría en las piernas para tonificarlas.

  • Si estamos sentados muchas horas, evitar cruzar las piernas e ir cambiando de postura. Si sentimos la sensación de piernas cansadas, realiza el simple ejercicio de ponerte de puntillas y agacharte unas cuantas veces para que la circulación sanguínea vuelva a su flujo normal.

  • Se aconseja vestirse con ropa cómoda que no oprima.

  • Se aconseja dormir con las piernas un poco levantadas. Un cojín debajo de los pies puede ser muy útil.

  • Se recomienda utilizar calzado con tacón de 3 o 4 centímetros.

  • Es importante realizar ejercicio de forma regular. Caminar 30 minutos al día puede ayudar

  • Es aconsejable al finalizar la jornada realizar un masaje un un gel específico que mejore la circulación y te proporcione bienestar.

  • El exceso de sal en la comida, empeora la retención de líquidos y, por lo tanto agrava el problema. Debemos moderar el uso de sal y controlar la ingesta de alimentos muy salados como las conservas, embutidos, patés….

  • Es aconsejable utilizar medias de compresión graduada.

Hay diversos tratamientos que mejoran la circulación sanguínea, así como los síntomas típicos de las piernas cansadas. En éste sentido puedes recurrir, además de revisar y reconducir tus hábitos en el estilo de vida, a complementos alimenticios que contengan plantas que mejoren los síntomas.

Consúltanos 😉

 

 

 

 

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *