06

septiembre

Hablemos de drogas

La adolescencia es en sí una etapa de especial vulnerabilidad frente a las drogas.

Actualmente muchos adolescentes experimentan con las drogas a edades tempranas, en una etapa de la vida en la que su organismo, especialmente el cerebro, está en pleno proceso de maduración.

Si tienes a tu cargo la educación de cualquier persona, dedica unos minutos a éste post, vale la pena prevenir 😉

Aspectos importantes que debemos conocer

Algunos adolescentes no pasarán de la experimentación, otros consumirán drogas de forma regular pudiendo llegar a la adicción con los graves problemas de toda índole que ésta conlleva.

No todos respondemos de igual forma ante el consumo de drogas. En el proceso de la adicción intervienen distintos factores, entre los que destacan la edad de inicio, las circunstancias personales y determinadas características individuales de tipo biológico y genético, variables de personalidad, antecedentes familiares de consumo o situaciones traumáticas vividas. La suma de todo ello sitúa a cada uno en un nivel diferente de vulnerabilidad ante las drogas.

Factores de riesgo

Uno de los primeros elementos de riesgo es la propia presencia de las drogas en el entorno, es decir, su accesibilidad, su visibilidad y su disponibilidad. Se sabe que cuanto más fácil resulta conseguir las drogas más aumenta su consumo, lo que explica que el consumo de las drogas legales sea mayor que el de las ilegales.

La existencia de un entorno social donde el tráfico de sustancias sea visible, facilita el acceso de los menores al consumo.

Por otro lado, la actitud de la sociedad hacia las drogas es también determinante, ya que la aceptación social del consumo es un importante factor de riesgo y el rechazo social una de las barreras más eficaces. A veces, la aceptación se ve favorecida por una falsa imagen de inocuidad de las drogas que no coincide con la realidad.

Algunos valores como vivir al día y la búsqueda de placer a toda costa, prevalentes en la sociedad actual, suponen un factor de riesgo y fomentan la idea de vivir el presente y la necesidad de recibir gratificaciones inmediatas, y restan valor al esfuerzo y las metas en el medio y largo plazo.
El consumo de drogas por parte de los padres, o situaciones de conflictividad familiar, donde la ausencia de habilidades educativas están presentes, pueden ser elementos predictores del consumo de drogas en los hijos.

Además, aún cuando no existan circunstancias que favorezcan el consumo, la adolescencia es en sí una etapa de especial vulnerabilidad frente a las drogas.

La búsqueda de uno mismo, las ganas de construir la propia personalidad y de experimentar cosas nuevas, el sentimiento de invulnerabilidad, la necesidad de sentirse integrado en el grupo (¡la presión del grupo es uno de los más importantes factores de riesgo!) y la falta de habilidades para resistir a las presiones de los amigos, son algunos de los elementos que favorecen la experimentación con este tipo de sustancias. La disponibilidad económica y la ausencia de normas se han mostrado también como factores de riesgo.

 

Qué pueden hacer las madres y los padres?

Los padres y las madres, y cualquier adulto que tenga la responsabilidad de educar, han de tener en consideración una serie de aspectos clave, en lo que a la prevención del consumo de drogas de los hijos se refiere, y que a continuación se detallan.

Hay que
• Sentirse a gusto con los hijos/as.
• Escucharles y razonar.
• Seguir su rendimiento escolar.
• Ayudarles y facilitarles la comunicación con los demás.
• Informales sobre aspectos relacionados con las drogas, y formarse para poder informar.
• Reducir el consumo habitual de drogas legales de los padres.

No se debe
• Administrar castigos severos para evitar la agresividad del hijo/a.
• Ignorar los problemas escolares y personales porque “son cosas de niños/as”.
• Hablar como si se supiera todo, sin escuchar sus opiniones y vivencias.
• Tomar medidas de coacción, sin razonar, que limiten su libertad abusivamente.
• Mantener posturas excesivamente tolerantes.
• No tener tiempo para estar con los hijos/as.
• Ocultar información.
• Promover una dependencia excesiva y sin necesidad.
• Hacer del hogar un sitio inaguantable.
• Poner de manifiesto contradicciones entre los padres a la hora de educar.

Signos de alarma ante posibles consumos

Es muy importante detectar precozmente, sobre todo en los menores, el uso de cualquier droga, no sólo por los problemas de salud que pueden sufrir a corto y medio plazo, sino también por el riesgo de desarrollar una adicción. Entre las señales de alarma, que pueden ayudar a los padres a saber si su hijo/a ha empezado a consumir drogas, se encuentran las siguientes:

• Cambio brusco en el cuidado y aseo personal.
• Trastornos del sueño con insomnio y/o pesadillas y temblores.
• Pérdida de peso o apetito excesivo.
• Disminución del rendimiento escolar o abandono de los estudios.
• Aislamiento físico, tendencia a aislarse en su habitación.
• Disminución de la comunicación verbal y afectiva.
• Empobrecimiento del vocabulario.
• Abandono de aficiones e intereses.
• Cambios bruscos de humor.
• Pérdida de responsabilidad.

¿Que debo hacer en caso de sospecha de consumo?

Cuando el padre o la madre o cualquiera sospecha que su hijo o su hija, un familiar o alguna persona próxima, consume drogas debe mostrarse comprensivo pero firme. Existen cosas que podrá hacer y otras que no:

SI                                                                          NO
Dialogar.                                                            Juzgar.
Dar la importancia justa.                            Dramatizar.
Creer lo que se ve.                                          Negar la evidencia.
Compartir la preocupación.                       Ocultar información.
Confrontar.                                                       Encubrir.
Supervisar sin presionar.                            Agobiar con reproches.

 

Donde puedo informarme en mi comunidad autónoma?

 

COMUNIDAD VALENCIANA
Consejería de Sanidad
Agencia Valenciana de Salud
Dirección General de Drogodependencias
Teléfono atención al público: 900 16.15.15
Teléfono Consejería de Sanidad: 963 866 600
Página web: www.san.gva.es

 

Fuente:Web Ministerio de Sanidad y Consumo

Mas info:http://www.hablemosdedrogas.org/system/application/views/uploads/data/pnsd_guia_drogas.pdf

http://www.hablemosdedrogas.org/es/como-prevenir-consumo-drogas

- Farmacia Ros Usó, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *