25

abril

HIDRATACIÓN Y NUTRICIÓN DE LA PIEL

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Nos protege de la pérdida de agua y proteínas, proporcionando una barrera ante la radiación ultravioleta y las infecciones.

La piel es un indicador de deshidratación, su apariencia, color, textura, luminosidad, etc, reflejan el estado general de bienestar de nuestro cuerpo:

-Cuando la piel se reseca, se produce pérdida de elasticidad, se hace más fina y deja más visibles las bolsas y líneas de expresión o arrugas.

-Una piel deshidratada, tiene tendencia a volverse más sensible, sufriendo irritación y rojez.

-Si la piel está deshidratada, el efecto de los agentes externos es más grave, ya que nuestra barrera de protección se encuentra alterada, ésto permite, por ejemplo,  la aparición de manchas.

Una buena hidratación y nutrición de la piel, depende de una alimentación variada y completa, además de la aplicación de tratamientos específicos.

Algunos medicamentos, también pueden afectar negativamente a la piel:

-Los corticoides tópicos, pueden producir efectos secundarios que alteren la integridad y la elasticidad cutánea, como sequedad de la piel o aparición de manchas. Es conveniente aplicar un crema nutritiva en la zona afectada una hora antes del tratamiento y aplicar protección solar, si la zona ha de ser expuesta al sol.

-Los diuréticos, promueven la eliminación de agua a través de la orina, disminuyendo los niveles hídricos, y por lo tanto, pueden provocar deshidratación. Utiliza un tratamiento hidratante específico para tu tipo de piel.

-Los tratamientos orales contra el acné, tienen un efecto exfoliante y seborregulador que puede provocar una piel extremadamente seca. Hay que hidratar muy bien la piel con productos específicos para la piel grasa.

-Los tratamientos antineoplásicos, actúan tanto sobre las células malignas como sobre las sanas, dando como resultado una piel sensible, deshidratada y reactiva. Utiliza cremas hidratantes y jabones para pieles sensibles.

¿ Cómo saber si tienes la piel deshidratada ?

-Falta de vitalidad y luminosidad (aspecto opaco).

-Presencia de eccemas y pequeñas arrugas.

-Tensa, debido a la falta de flexibilidad.

-Rugosa.

-Con estrías.

¿ Cómo cuidar tu piel ?

-Utiliza geles de ducha adecuados a tu tipo de piel.

-Hidrata la piel de todo el cuerpo diariamente.

-Empieza tu rutina con una buena limpieza facial.

-Aplícate un protector solar, haga solo o no.

-Complementa la hidratación facial con el uso de otros tratamientos como serums, contorno de ojos, mascarillas…)

-Bebe 2 litros de agua al día.

-Aumenta el consumo de frutas y verduras.

-No abuses del aire acondicionado ni de la calefacción, mantén un ambiente húmedo en casa.

Fuente: SaludFedefarma.

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *