09

enero

LA ALIMENTACIÓN DE TÚ BEBÉ

A partir de los 6 meses de edad, la leche materna o fórmulas de inicio, ya no son suficientes para cubrir los requerimientos nutricionales del lactante.

En la alimentación del lactante, podemos distinguir 3 fases:

Lactancia exclusiva: hasta los 4-6 meses.

-Período transicional: desde los 4-6 meses hasta el año, se puede iniciar la alimentación complementaria.

-Período de adulto modificado: desde los 12 -24 meses, es el período de tiempo en el que el niño va optando por una alimentación parecida a  la del adulto.

Según la OMS, el período de transición es un período de vulnerabilidad, por ello, los alimentos que se introduzcan, deben ser:

-Oportunos.

-Adecuados: deben proporcionar la energía y los nutrientes necesarios para satisfacer las necesidades del bebé.

-Inocuos: prepararse y conservarse de forma higiénica.

-Darse de forma adecuada:  atendiendo a señales de apetito y de saciedad del niño. La frecuencia de las comidas y el método de alimentación deben ser adecuados para su edad.

¿Con qué alimentos se puede empezar a complementar?

El calendario de introducción de alimentos es orientativo, y dependerá de las características propias del bebé y de otros factores socio-culturales.

 

-Frutas: A partir de los 6 meses, podemos empezar a dar fruta en papilla, mejor que en zumo, aunque sea natural. Se puede empezar ofreciendo naranja, manzana, pera, uva, plátano, ir añadiendo las frutas cada 3-5 días, para poder descartar posibles alergias.

-Verduras, hortalizas y patatas: A partir de los 5-6 meses, al principio debemos evitar la remolacha, espinacas, acelgas y nabos por su elevado contenido en nitratos.

-Pescado:  se suele introducir a partir de los 6 meses, es recomendable, comenzar con el pescado blanco y con respecto al consumo de pescado azul, debe ser poco frecuente y en piezas pequeñas.

-Carne: A partir de 6 meses, empezar por las carnes menos grasas, como el pollo y continuar con el resto.

-Huevo: A los 9 meses, se introduce la yema cocida y poco después la clara.  Importante que esté bien cocinado.

-Legumbres: alrededor de los 12 meses.

-Lácteos: A partir de los 8 meses. El yogurt debe ser sin azúcar, y se debe comenzar por el sabor natural. El queso y la leche de vaca a partir de un año.

-Suplementación: si la ingesta es suficiente y variada, la administración de suplementos no es necesaria, excepto la vitamina D, recomendada siempre por el pediatra.

-Cereales: Son el primer alimento no lácteo que suele introducirse en la dieta del bebé, están constituidos en un 80% por carbohidratos, con alto contenido en almidón. Se aconseja introducir el gluten entre los 5-6 meses para evitar las formas graves de presentación de la enfermedad celíaca. Preferiblemente deben ser sin azúcares añadidos.

Imagen: guiainfantil.com

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *