24

agosto

LA VUELTA AL COLE

En estos momentos más que nunca, la vuelta al cole tras las vacaciones, es un motivo de nervios, tanto para los niñ@s como para los padres :(.

La vuelta al cole se mezcla con el síndrome post-vacacional y les genera estrés, sobretodo con la situación que nos está tocando vivir.

Los síntomas de estrés que pueden aparecer son:

-Ansiedad, los primeros días de colegio.

-Intranquilidad.

-Nerviosismo.

-Falta de apetito.

-Problemas digestivos, como vómitos o diarreas.

El papel de los padres es importante para transmitir a los niñ@s tranquilidad, para que puedan recuperar su rutina de la mejor manera posible.

¿Qué hacer para que no cunda el pánico?

-Marcar los nuevos horarios: Se debe introducir gradualmente la rutina de madrugar y acostarse pronto durante los últimos días de vacaciones, para que se vayan adaptando al nuevo ritmo.

-Planificar un horario de actividades: Ayudarles a elaborar un calendario en el que organicen su tiempo y las diferentes tareas y actividades que vayan a realizar durante el curso. Eso hará que tengan más entusiasmo por comenzar.

-La hora de dormir: Establecer un horario constante y generar un ambiente cómodo y tranquilo para fomentar el descanso.

-Tiempo de ocio: No romper la rutina del verano totalmente, sino ir adaptándola gradualmente, reducir las horas de juego e ir introduciendo nuevas tareas ligadas al estudio.

-Compartir tiempo en familia: Preparar la cena juntos, organizar el fin de semana….., aumentará la complicidad entre padres e hij@s.

-El espacio para estudiar: Acondicionar una habitación para realizar sus tareas de estudio, con una buena iluminación, ordenada, en silencio…. evitará distracciones.

-Elaborar una lista del material escolar necesario: Evitaremos gastos innecesarios y enseñaremos a los niñ@s a consumir de forma responsable.

-Enseñar hábitos de higiene:

La medida más básica que podemos enseñar a nuestros hijos es la de lavarse correctamente las manos. Tenemos que tener paciencia y explicarles que no solo basta con enjuagarse con jabón y aclararse, sino que tenemos que prestar atención y seguir una serie de pautas durante el proceso.

Todos nosotros, no solo los ellos, debemos empezar por mojarnos las dos manos y aplicar abundante jabón. Una vez tenemos el jabón en nuestras manos tenemos que frotar bien las palmas y los dorsos de la mano, sin olvidarnos de limpiar bien entre los dedos y las muñecas. Finalmente tenemos que enjuagar bien y secar nuestras manos con papel de un solo uso.
Pero no solo debemos enseñarles el proceso también tenemos que explicarles que deben repetir esta acción antes de cada comida, después de jugar o hacer los deberes, después de estornudar, ir al baño o antes de irse a dormir.

Estornudar y toser en la parte interna del codo, si nuestro hijo tiene algún síntoma de resfriado como los estornudos o la tos, es importante enseñarle a realizar estas dos acciones en la parte interna del codo.

De este modo evitamos que las posibles bacterias o virus acaben en sus manos y pueda trasladarlas a otras superficies como sus juguetes o a nosotros mismos. Además debemos recordarle después de cada estornudo que vaya a lavarse las manos.
En caso de tener congestión nasal debemos enseñar a los pequeños de la casa la importancia de tirar los pañuelos a la basura después de cada uso. Ya que al igual que con las manos, las bacterias expulsadas a través de la secreción nasal pueden propagarse a otras superficies si se dejan el pañuelo tirado en cualquier sitio de la casa.

No tocarse la boca, la nariz ni los ojos, es otra de las medidas más recomendadas para prevenir los contagios de Covid-19. En la medida de lo posible debemos recordar a los más pequeños que no deben tocarse ninguna parte de la cara sin antes lavarse las manos.

Enseñarles que aunque estemos en casa todos juntos debemos de comprender la importancia de mantener las distancias de seguridad también entre nosotros :(, intentando mantener al menos un metro los unos de los otros siempre que sea posible, eso les ayudará a aprender a mantener las distancias fuera de casa también.

Todas estas medidas les ayudará a prevenir infecciones y otros problemas de salud que muchas veces se originan en centros escolares.

Además, muchas de las infecciones se contagian en el colegio  también se deben a las bajas defensas de l@s niñ@s,  así que debemos reforzarles.

Recordarte que, al igual que en los adultos, si los síntomas de ansiedad duran más de dos semanas, es recomendable consultar a un especialista.

Fuente: Boiron.

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *