14

mayo

MEDICAMENTOS Y ALCOHOL

¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

Los medicamentos no deberían formar parte de una noche de fiesta.

Las bebidas alcohólicas pueden disminuir la efectividad del medicamento, o bien, aumentar sus efectos tóxicos. El alcohol tiene sus efectos sobre el sistema nervioso central y produce, al principio, una sensación de euforia y espontaneidad en el comportamiento, que acaba en un efecto sedante si no dejamos de consumirlo.

Nuestro hígado, es el encargado de depurar nuestra sangre, eliminando las toxinas, por lo tanto, se encarga de eliminar tanto medicamentos como alcohol. Si tomamos medicamentos y le añadimos alcohol, hacemos que el hígado tenga que hacer el doble de trabajo, ocasionando alteraciones del metabolismo que pueden tener consecuencias como:

-aumento de la toxicidad del alcohol.

-aumento de los efectos secundarios o toxicidad del medicamento.

-disminución de la efectividad del fármaco.

Si el hígado no puede realizar correctamente su función de eliminación, pueden quedarse en nuestra sangre toxinas que nos produzcan sofocos, sudoración, enrojecimiento de la cara y cuello, náuseas, dolor abdominal, cefalea, e incluso hipotensión o alteraciones del ritmo cardíaco.

¿ Qué puede pasar si tomamos medicamentos y alcohol ?

-Ibuprofeno, aspirina o diclofenaco….

Sumados al alcohol, producen dolor de estómago, ardor, reflujo e incluso en casos extremos, la aparición de úlceras.

-Paracetamol.

Al mezclarlo con alcohol, puede dañar el hígado y producir toxicidad.

-Antibióticos.

En el caso de este tipo de medicamentos, el alcohol puede reducir su efecto o por el contrario, potenciarlo aumentando su toxicidad.

-Antidepresivos, somníferos y relajantes musculares.

Los medicamentos con acción sobre el sistema nervioso central, puede ver aumentado su efecto sedante al mezclarlo con alcohol, provocando una disminución de los reflejos y de la coordinación, que incluso pérdida de conciencia.

-Antihistamínicos para tratamientos de congestión alergia.

El alcohol aumenta un efecto secundario de estos medicamentos, produciendo somnolencia. Hay que tener en cuenta que también contienen antihistamínicos, los antigripales, como el frenadol, o los que se utilizan para poder dormir, como la dormidina.

-Medicamentos para la tensión arterial.

Algunos diuréticos como la hidroclorotiazida, para el tratamiento de la tensión arterial, pueden dar lugar a mareos, dolor de cabeza o alterar la capacidad de conducir, en el caso del enalapril, aumenta su efecto, produciendo hipotensión.

-Medicamentos para la diabetes.

Mezclarlos con alcohol, puede alterar los niveles de azúcar en sangre, y con alguno de ellos, aumentar los efectos secundarios del medicamento, como acidosis metabólica en el caso de la metformina.

-Otros medicamentos como los jarabes para la tos, pueden contener alcohol, y consumir bebidas alcohólicas, aumenta su toxicidad. Si el jarabe es un antitusivo que contiene codeína, puede producir un efecto sedante.

Esperamos haberte sido de ayuda.

Mejor no beber si tomas medicamentos, ¿no crees ? 😉

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *