28

octubre

PRECAUCIONES CON EL USO DE MASCARILLAS.

Hoy en día, por desgracia, las mascarillas forman parte de nuestro vestuario diario.

Como ya sabéis, son de uso obligatorio, y aunque es importante llevarlas para evitar y proteger de la propagación del famoso virus, queremos hablaros de cómo evitar ciertas incomodidades que nos pueden producir. 😉

1-¿PUEDES EVITAR LA SEQUEDAD EN LA NARIZ DEBIDA A LA MASCARILLA?

El uso continuado de la mascarilla, puede producirnos sequedad y congestión, es por ello que debemos cuidar mucho nuestra higiene nasal, y mantener la mucosa limpia e hidratada.

¿Cómo?

-Realizando una limpieza nasal adecuada, tanto de la piel externa, con un cosmético limpiador, como de la zona interna, con el uso de un spray de suero fisiológico o agua de mar.

-Hidratando la piel de la nariz y de la mucosa interna.

La zona externa, de manera general, la puedes hidratar con el mismo producto que utilices para el resto de tu rostro, aunque en determinadas ocasiones en que notes que la piel comienza a irritarse,  puede ser conveniente utilizar un bálsamo hidratante específico para esta zona. Esto te ayudará a evitar la sequedad y calmar o prevenir la irritación.

Para la zona interna de la nariz puedes usar un spray de limpieza, que refresca e hidrata la mucosa, y consigue una limpieza por arrastre que permite eliminar de forma eficaz el exceso de secreciones  e impurezas, mejorando la respiración al aliviar la obstrucción nasal e hidratando toda la zona.

En otros casos, es necesario el uso de un gel hidratante intranasal.

Además, la ingesta de una cantidad adecuada de agua, al menos un litro y medio diario, resulta imprescindible para mantener una hidratación correcta del organismo, y también de la piel.

2-¿PUEDEN PROVOCAR ALGÚN TIPO DE AFECCIÓN OCULAR?

Recordemos que sus bordes y aristas son duros y, generalmente, de papel o fibra tratada. Debemos ir con cuidado en la posición de la parte superior ya que puede rozar, bien al ponerla o al realizar movimientos faciales mientras hablamos, provocando erosiones.

Así mismo se produce, por la respiración, un flujo de aire que golpea nuestros ojos produciendo una mayor sequedad. Si a eso le añadimos,  el mayor uso de pantallas de ordenador y dispositivos electrónicos, parpadeamos menos, aumentando la sequedad de nuestros ojos. Es importante mantener nuestros ojos limpios de impurezas utilizando para su lavado, suero o toallitas oftálmicas

Además, existen tratamientos específicos que previenen y protegen nuestros ojos como los colirios humectantes que disminuyen la evaporación. No todos son iguales y no todos previenen de la misma manera, consulta a tu farmacéutic@.

3-¿LAS MASCARILLAS PUEDEN AFECTAR A LA SALUD BUCODENTAL?

Al llevar la mascarilla, bebemos menos agua (lo que hace que se seque la mucosa) y se mantiene la boca cerrada, interrumpiendo la exposición al aire exterior y al oxígeno, lo que provoca el crecimiento de bacterias, aumentando la probabilidad de padecer caries, gingivitis, halitosis o aparición de manchas en los dientes.

Además, aunque la enfermedad se va conociendo poco a poco, a nivel bucal se ha detectado su presencia en la saliva y en la lengua, donde existen además muchos receptores a los cuales se ancla el virus. Mantener una boca sana y tener una higiene bucodental correcta, incluyendo la limpieza lingual, es muy importante para disminuir la carga viral.

Es evidente que esto no evitará la infección por el virus, pero cuanta menos presencia exista en el organismo, y éste se encuentre más sano, mejor podrán actuar las defensas.

Para prevenir el contagio por el virus es esencial no compartir cepillos de dientes, colocarlos en posición vertical, no todos en el mismo vaso, evitar la capucha del cepillo si no tiene perforaciones y, curiosamente, se recomienda que estén alejados del inodoro y que, al vaciar la cisterna, se haga con la tapa bajada para evitar aerosoles, ya que se ha valorado la posibilidad de transmisión del virus por vía fecal.

Los cepillos dentales o cabezales de los eléctricos se suelen cambiar cada tres meses. Se debe seguir con la rutina de utilizar cepillos interdentales o seda dental. También se deben utilizar enjuagues bucales que  deben usarse puros, sin diluir”

4- ¿QUÉ EFECTOS PRODUCEN SOBRE NUESTRA PIEL?

“El uso de las mascarillas sobre el rostro puede provocar desde irritación por el roce de los tejidos o de las gomas, hasta problemas relacionados con la oclusión que producen los materiales del filtro, ya que estos obstruyen los poros y provocan la aparición de brotes de “granitos”.

Por ello debemos mantener una rutina diaria de limpieza e hidratación de nuestra piel, tanto por la noche, para eliminar suciedades acumuladas durante el día, como por la manaña, para eliminar las toxinas que nuestra piel elimina durante el descanso.  Es importante mantener la hidratación de las zonas con más roce y evitar jabones o limpiadores irritantes.

Para proteger las zonas de más roce, nariz, mejillas y orejas podemos utilizar vaselina.

5-Las mascarillas tienen una vida útil limitada. ¿QUÉ PASA CUANDO SE ALARGA SU USO?

Cuando se alarga el tiempo de uso de una mascarilla, ésta, pierde su efectividad en la retención de virus y otros gérmenes; además se acumulan en su superficie diferentes bacterias que al inhalarlas pueden producir infecciones no solo a nivel del tracto respiratorio superior, con molestias en la nariz y garganta, sino que incluso podrían provocar infecciones de las vías respiratorias inferiores.  En el caso de personas asmáticas, la pérdida de eficacia de las mascarillas, puede propiciar  la aparición de crisis asmáticas, ya que son más susceptibles a las infecciones respiratorias.

¿Qué pautas deben tenerse en cuenta para hacer un correcto uso de las mascarillas?

-Las mascarillas son de uso personal exclusivo, no deben compartirse.

-Hay que colocarlas bien, tapando la nariz, la boca y la barbilla, ajustándola a la superficie de la cara para que no queden huecos. Es importante manejarla con cuidado.

-Al quitarnos la mascarilla se debe hacer desde las cintas o gomas laterales y no tocar la parte frontal ni la interior.

-Cada vez que se manipula la mascarilla debemos lavarnos las manos, tanto al ponerla, como al quitarla, teniendo la precaución de no tocarnos los ojos, la nariz, ni la boca.

-Cuando se lleva puesta la mascarilla, una precaución importante es no retirarla cuando hablamos con otras personas, bien directamente o por teléfono. Obviamente, tampoco hay que quitársela al toser o estornudar.

-Conviene guardarlas en una bolsa de papel o de tela ya que son transpirables.

-Si se mojan, pierden toda su efectividad, así que deben desecharse y cambiarse por otra nueva.

-No olvides al comprarlas asegurarte de que cumplen con la normativa europea de uso, ya que el marcado CE, seguido de 4 números, asegura que el producto cumpla la legislación y la referencia a la norma (certificación) asegura el cumplimiento de un estándard de calidad.

 Certificaciones de la Unión Europea para las mascarillas:

Higiénicas : UNE 0064 y UNE 0065

Quirúrgicas:  UNE EN 14683

FFP2 : UNE EN 149

Fuente: Leti, Oftalvist, Infosalus, Ministerio de Consumo.

- Farmacia Marta Usó Ros, ,

0 COMENTARIO

ENVIAR RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *